miércoles, 23 de noviembre de 2011

Cacería Garnistica.

“Con los ojos cerrados se ve”.

Catupecu Machu, “Y Lo Que Quiero Es Que Pises Sin El Suelo".

No es lo mismo ver que mirar. La calle, las plazas, los barrios, la playa están llenos de tesoros al alcance de la mano (alguno no tanto porque es necesario trepar).

Hace 3 años, una mañana de invierno apareció en la puerta de casa quien sería mi nuevo compañero de cuarto (entrado en confianza lo fue de cama además) y con el vinieron algunas costumbres nuevas también, por ejemplo los paseos diarios.

Al realizar estos paseos todos los días bajo diferentes climas y temperaturas fui descubriendo diferentes aromas, perfumes y flores que los jardines del barrio le regalan a quien preste atención sin pedir nada a cambio. Estos “suvenires” poco a poco se fueron sumando a las decoraciones de los tragos.

El sabueso Mate detectando posibles garnish.

Todo empezó con una pequeña flor violeta sobre el labio de una copa, la pintoresca naturaleza transmitía cierto aire de tropical en el cocktail. Luego la playa empezó a sumar y regalar sus garnish, un bonito gajo de uña de gato abrazado al tallo de una copa margarita me invitaba a pasear imaginariamente por alguna playa Mexicana de olas grandes, como Puerto escondido.

Esta obsesión empezó a crecer y para suerte de mi compañero los paseos también. Los radios de visitas a jardines barriales crecieron, lavandas, dientes de león para licores, flores, piñas, mentas, coquitos de eucaliptos, rosas de todos los colores y tamaños para perfumes y aguas, ramas de pino, todo era bienvenido para actualizar el portfolio de decoraciones, licores y perfumes. Esta nueva manera de ver y oler hacen que se disfrute mucho más las simples caminatas.

El botín.

Cuando estos jardines dejaron de proporcionar novedades el bosque y la playa empezaron a ser objetivos de “Cazas Garnisticas”. Moras, fresas, las flores que cuelgan boca abajo de Alicia en el país de las maravillas, caracoles, bivalvos (Son las conchas mal llamadas caracoles también), piedras lisas, golosinas (caminar cansa y obliga a conocer kioscos), todo suma.

Con más de 3 años de recolección, estas caza furtivas se fueron profesionalizando en un cuaderno fui guardando direcciones y mapas de el bosque donde indican cómo llegar a cada garnish, en que momento del año están más lindas las flores, que vecino es bueno onda y a cual hay que visitar por las noches, en fin una verdadera guía para el éxito de la cacería garnistica!


Kit basico de garnish para viajes.



1 comentario:

  1. mi muy querdo amigo, sos tan grosso que me das vertigo, aguante tu cajita de garnish

    Por acá actualmente dejamos el galmour y estamos a full con el vaso de plastico y la cubata, pero vos me das esperanza una luz en el camino

    ResponderEliminar